Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2013

"Tu Amor Disfrazado de León"

Imagen
Y soñé que tu amor disfrazado de león, rondaba mi ventana. Un león manso y dócil que con mirada de niño derretía mi alma. A través de las rejas que protegen dicha ventana, alargué mi mano para acariciar su melena, él muy cariñoso lo permitió. Prontamente retiré mi mano y él con su garra la detuvo, era obvio que no quería que lo deje de acariciar, pero mi cuerpo ya no quería sentir su contacto. Bruscamente me alejé y busqué a mi alrededor algo con que distraerlo; encontré una rosa y la lanzé lo mas lejos posible para que el felino jugara con ella, el animal se acercó al lugar donde la vio caer, prontamente la tomó con su boca y la trajo de regreso hacia mí.  León fino, de pelaje brillante, quería insistentemente que yo lo amara. De pronto se percató que la puerta de mi casa se encontraba abierta y rápidamente corrió hacia ella, pero yo, más veloz que él, la cerré antes que la atravesara. Lo hice, no por temor, sino con la certeza de saber que no quería que invadiera mi espacio y lo vi…

"El Rostro que No Conocía"

Imagen
Obscura la noche y largo el camino, envuelta bajo muchas capas de abrigo caminaba Ella. Sin pensarlo dos veces dejó atrás la cálida cama y la bebida caliente, prefirió buscar una respuesta al frío vacío de su alma, bajo el vacío frío de la ciudad.

Edificios altos y luces multicolores, muchos lenguajes y diversas personas  comenzaban a acompañar su caminata. La gélida brisa hacía ya estragos en sus mejillas. En la esquina y sentado sobre una maleta se encontraba un hombre, de tal vez edad mediana y de larga cabellera, que con la melodía que arrancaba de su violín, ganaba papel y metal para poder llenar su vacío; se detuvo Ella frente a él como hipnotizada por las notas, su corazón pensó que la música era el alimento y aunque lo regocijó por unos instantes, al cesar "La Traviata", se percató que no lo era. Ella cruzó miradas con el hombre y rápidamente buscó en su bolsillo algo de dinero, dos monedas dejó caer en la boca abierta que el estuche del violín tenía para acaparar l…