"Tu Amor Disfrazado de León"

Y soñé que tu amor disfrazado de león, rondaba mi ventana. Un león manso y dócil que con mirada de niño derretía mi alma. A través de las rejas que protegen dicha ventana, alargué mi mano para acariciar su melena, él muy cariñoso lo permitió. Prontamente retiré mi mano y él con su garra la detuvo, era obvio que no quería que lo deje de acariciar, pero mi cuerpo ya no quería sentir su contacto. Bruscamente me alejé y busqué a mi alrededor algo con que distraerlo; encontré una rosa y la lanzé lo mas lejos posible para que el felino jugara con ella, el animal se acercó al lugar donde la vio caer, prontamente la tomó con su boca y la trajo de regreso hacia mí.  León fino, de pelaje brillante, quería insistentemente que yo lo amara. De pronto se percató que la puerta de mi casa se encontraba abierta y rápidamente corrió hacia ella, pero yo, más veloz que él, la cerré antes que la atravesara. Lo hice, no por temor, sino con la certeza de saber que no quería que invadiera mi espacio y lo vi alejarse cabizbajo; no sentí dolor, ni tampoco tristeza, pero si incertidumbre al saber que no volvería a saber de él. Qué hará el león hoy en día?. Ya me olvidó o planea un regreso.

© 2014 Hilda Hurtado

Entradas más populares de este blog

Reloj Maldito

Venganza de Miel

Cartas de Tinta Azul