Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2014

" La Centáuride"

Semanas enteras se planeó el encuentro, sin embargo la lluvia y las inclemencias del tiempo no permitían que se lleve a cabo. Habían pasado ya muchas lunas desde la noche aquella cuando la bestia femenina paseaba muy cerca del precipicio; lo hacía custodiando parte del Olimpo, no permitiría que alguien perturbara el dulce sueño de los dioses.
Algo se movía en medio de la obscuridad y lamentos salían de la materia en movimiento, se acercó a trote torpe y venció su parte humana para ayudar al desvalido. Sus ojos se prendaron en el torso desnudo de un fornido hombre quien mal herido se desangraba en el suelo. La Centáuride lo tomó en  brazos y lo condujo sobre su lomo hacia lugar seguro. Muchos amaneceres y atardeceres serían testigos de  el mas extraño y perverso amor que nacería entre el guerrero y la Centáuride, quien por su naturaleza no le era permitido amar a nadie mas que a su propia especie. El hombre bebió de las infusiones herbales mas complicadamente preparadas y sanó sus heri…

"Al Final Del Camino"

Imagen
Muy pocos días duró la tregua que hice con mi corazón. Hoy desperté y salí a caminar por la senda que caminamos juntos varias veces, el sol brillaba y el aire llevaba consigo aroma a incertidumbre. No se veía un final, solo la ruta de desviación. Mi cuerpo se cansaba a cada paso que daba, al parecer se derretía y el sudor no cesaba de brotar, empapando mi vestido.

De pronto sentí sed y no encontré nada con que sofocarla, pero el cielo compadecido permitió que el sol cesara su brillo por unos instantes y nubes siniestras se deslizaron rompiendo en llanto. Al saciar mi sed, las nubes desaparecieron como por encanto; el suelo no se humedeció, así que pude seguir mi caminata sin dificultad, pero ahora mi estómago rugía clamando llenar su vacío y así el suelo también se compadeció permitiendo que brotaran de él, árboles de frutos; mientras sus ramas me envolvían, uvas y duraznos caían repentinamente en mis manos, sacié con ellos mi hambre y pude percatarme que el árbol de manzanas se mant…