"El Amor Pirata de Camila"

Fotografía por Hilda Hurtado ©
Suspiraba sin cansancio a la orilla del mar, las perlas abandonaban sus corazas para correr a esconderse en sus ojos; ojos hermosos color de agua salada.
Sobre el hilo del horizonte, se acercaba imponente el Bucanero.
Camila es prisionera, pero su alma libre no se encuentra encadenada.
Pirata ladino, traidor y salvaje, robó la felicidad que tanto anhelaba.
El hombre a su princesa, de joyas y estrellas llena; estrellas antiguas, que hurta del reflejo del cielo en el mar de media noche. Todo para ella , porque ella es su todo.
A contratiempo arrancó del seno materno a la mas bella criatura que el buen Dios pudo crear.
Cabellos dorados y piel de porcelana, pretenden no inmutarse ante la ley de la vida.
En algún lugar del Caribe, se encuentra la Isla de Camila, sólo para ella y sola vive en ella; allí espera al bucanero durante sus largas ausencias.
La doncella habita en un castillo, fabricado con miles de sueños y se encuentra acompañada de sirvientes imaginarios que suelen danzar con ella.
El atroz marinero no dejará que hombre alguno ose tocarla y cuidará con celo su pureza, Camila acepta, porque sabe que el cruel Pirata, se vuelve noble ante ella.
El hombre luchará ferozmente por obtener mas riqueza, pero lo hará en nombre de Camila; ella lo entiende , más no comprende, sólo sabe de el dulce amor que ella siente por ese extraño hombre, quien curiosamente, es su abnegado padre.

© 2014 Hilda Hurtado

Entradas más populares de este blog

Reloj Maldito

Amor de Verdad

Venganza de Miel