" Te Echo de Menos"

Fotografía por Hilda Hurtado ©
Tu piel, casi marchita por la edad, brilla con el reflejo del fuego mientras acaricio tu pecho.
Tus labios me temen, ya que cuando mi boca los roza, pierden control y no
son capaces de emular palabra. Tus ojos se inquietan de forma extraña y opacan con su inquietud la luz de la luna. Tantas ironías juntas en un hombre que no sabe como amarme.
Mientras te observo, alimento mi ego con tu fortaleza, la misma que absorbo de cada gota de sudor que rueda por tu espalda. Puedo pedir que no te marches, mas sin embargo lo permito, porque al hacerlo te puedo echar de menos.
Extrañarte es un arte, es el arte de amarte; al no tenerte cerca, araño a la memoria obligándola a no olvidarte. Te escurres entre mis dedos, tal y cual como lo hace el agua.
Te observo caminar por la calle, a través de mi ventana, mientras fumo un cigarro; nos bebimos la última gota de silencio, reserva especial , que había en la botella.
Ya perdí la cuenta, de las veces que cepillaste mi cabello con tus dedos y de las veces que te arrullé sobre mis piernas con mis moralejas. Ya transcurrieron varias horas y sé que mañana tendremos otro encuentro, pero es inevitable no echarte de menos. Regresa pronto, porque el suelo y las sábanas, necesitan de tu cuerpo.


© 2014 Hilda Hurtado.

Entradas más populares de este blog

Reloj Maldito

Robando Rosas

Amor de Verdad