"Lo que pediré a Dalí"

 Relojes Blandos-  Salvador Dalí- 1931


Y pediré una pintura, al óleo si es preciso, debido a que anhelo plasmar con aceite en el lienzo tu alocada figura, porque no deseo olvidarte nunca; tienen que ser sus manos a través de sus trazos, las que lo concreten, ya que la persistente memoria se compone de relojes blandos.

Y pediré una fotografía, en blanco y negro de preferencia, ya que el blanco cubrirá tus impurezas y resaltará tu tristeza, mientras el negro danzará entre huevos rotos de los que nacerá el sol; vampirizando tu arte y el presunto amor que pretendes profesarme.

Y pediré una escultura, en la que el jinete seré yo y el rinoceronte serás tú, porque para tus frágiles pasos, necesitarás mas que jirafas en llamas iluminando tu camino; tu narcisismo no te permite ver mas allá de tus sueños.

Y pediré una escenografía, para poner en escena nuestra mejor pieza dramática y la querré saturada de mariposas multicolores que lloraran a nuestros pies, mientras el rostro de una extraña mujer nos observa con sus labios rojos cual rubí, a través de su ventana.

Y pediré un libro, para que narre en él, nuestra surreal historia; un relato absurdo de dos almas en pena que cojean a través del sendero de los molinos. El final será catastrófico, sembrando en el lector la duda, al no saber si los personajes fueron al final felices o si acaso se esfumaron en el tiempo.


© 2014 Hilda Hurtado.

Entradas más populares de este blog

Reloj Maldito

Venganza de Miel

Cartas de Tinta Azul