Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2014

Cicatrices

Imagen
Ahora que indago en el pasado, recuento los daños.
Mermelada de piña sobre el pan tostado que desayunaba
una mañana fría de aquel Septiembre.
Tus manos toscas cayeron rudas sobre mis manos suaves
y la despedida siguió de inmediato.
El adiós, se transformó en el punto final de la historia.

Mis lágrimas cayeron endulzando el café.
Recuerdos intactos, frases no dichas,
besos encadenados y sonrisas atrapadas;
definitivamente lágrimas llenas de dulzura.
El duelo comenzó cuando tus pasos cruzaron
la puerta y no dejaron huellas sobre el piso.

Mi mirada se fijó en el suelo, pretendió traspasarlo
animada por la conciencia despierta y las palabras
inválidas. El cuchillo de tu abandono se clavó en mi
pecho semidesnudo y rasgó con vehemencia
mi delicada piel, atravesó las capas de tejido
y llegó hasta el corazón, perforándolo para siempre.

Años transcurrieron para que cicatrice la rasgadura.
Intenté saturar la herida con hilos formados por
cientos de besos fortuitos y caricias aventureras que ar…

El Angel Negro de Eloísa

Imagen
Siniestra noche, un aire frío recorría los rincones de la casa y dejaba escarcha tapizando las paredes. Eloísa tejía en el divan de la casa, tejía para no olvidarse de que estaba viva.
Su soledad era irreverente, no existía hombre alguno que lograse llegar a su corazón, sin embargo su corazón se encontraba ya ocupado. Un corazón ocupado con las mas grandes desdichas, muy bien colocadas por orden alfabético. El agua hervía en la olla que se encontraba sobre la estufa y la bolsita de té, reposaba impaciente dentro de la taza de porcelana; unas galletas de mantequilla, serían la cena de aquella noche. Dos golpes en la puerta, irrumpieron en el silencio y un aroma a sándalo inundó inmediatamente la atmósfera.
Eloísa era conocida como la Viuda Negra, ya que se decía que hombre que se acercaba a ella, desaparecía misteriosamente y nunca más se lograba saber de su existencia. Muchos habían querido invadir su vivienda, tratando de encontrar respuestas, pero jamás lograron hacerlo.
Eloísa seg…