"La Espera"



Sentado bajo la lluvia esperaba a su amada. Cada gota de agua que caía sobre su rostro, se convertía en el disfraz perfecto para cubrir sus lágrimas. Con la yema de los dedos creaba surcos en el suelo, nadie lo observaba, sin embargo sentía que los ojos del mundo se encontraban sobre él. Esperar por alguien en esas circunstancias, debía significar mucho .
El corazón de aquel hombre latía fuertemente cada vez que sentía pisadas cerca de él, pero se debilitaba cuando se percataba que las pisadas se alejaban.
Mientras su angustia se convertía en esperanza, sintió una cálida mano rozar su hombro izquierdo y oyó una voz que susurró a su oído … aquí está tu Lazarillo ... su amor finalmente había llegado a iluminar la oscuridad.


© 2015 Hilda Hurtado.

Entradas más populares de este blog

Reloj Maldito

Venganza de Miel

Cartas de Tinta Azul